Fotos Reales

No tenemos una reputación intachable por vender mentiras

Es inevitable. Cuando no conoces amigasdesilvia y tienes experiencia en otros sitios, venís con la incertidumbre de si creer o no que las fotos son, efectivamente, reales.

Lo primero que te diré es que lo entiendo perfectamente. Si yo fuese cliente, pensaría: parece muy mona en fotos, un tipín muy apañado, pero seguro que llego allí y me quieren colar gato por liebre y aparece una dominicana de metro cincuenta que en vez de 95-60-90 es 85-70-100. Y yo eso no lo quiero, porque luego allí cómo le dices a una chica que no es la de las fotos, así que me aguanto y no vuelvo.

Lo primero que te diré es que no tenemos contratado un equipo de fotógrafos profesionales, con sus muchos focos y sus muchos retoques. La fotógrafa de la agencia… soy yo, la misma Silvia con la que a veces hablas por teléfono. Tengo una Canon 550D, una cámara muy buena, que saco a pasear cuando renuevo los books de mis compañeras. Me gusta que la realidad supere la fotografía. Me gusta que el cliente me grite: ¡¡ESAS FOTOS NO LE HACEN JUSTICIA!!

De eso se trata, de no hacérsela. De ser tan fiel a la realidad, que la realidad sea incluso mejor. Podría retocarte a la chica y convertirla en Daria Werbovy. Podría meterle tantísimo photoshop que creyeses que una super top-model bajada directamente de Cibeles está a punto de tener un encuentro contigo. ¿Y qué pasaría entonces? Decepción es la palabra que más rápido viene a mi cabeza.

Todas las AdS son preciosas, pero siguen siendo mujeres reales, de carne y hueso, eso es lo que realmente vas buscando. ¿Una fría maniquí? ¿Para qué? Las AdS son guapas, tienen un físico adaptado a lo que busques en ese momento. Si bien alguna podría desfilar o incluso lo ha hecho, no puedo pretender fidelizarte como Cliente (y ese siempre es mi objetivo), si te “vendo” algo que no es.

Por eso, las fotos son muy naturales, hechas en el apartamento, en exteriores o en algún hotel alquilado para la ocasión. Lo único que me veo obligada a retocar es la piel, para aquellas que tienen algún tatuaje. Obviamente, si difuminamos el rostro por discreción, dejar un tatuaje sería lo menos inteligente. Siempre puedes preguntarme por teléfono si cualquier chica tiene tatuajes que no salgan en la foto, para aquellos a los que no les gusten o para aquellos a los que les encanten.

La experiencia es real porque nosotras somos reales. Tendrás que comprobar si todo esto es puro marketing… o si es lo que buscabas. Me inclino por esto último.