Sandra · Escorts Sevilla · Experiencias

Aquí te presentamos una selección de Experiencias sobre Sandra, una de nuestras Escorts Sevilla, para que puedas tener una idea más cercana de cómo es la modelo pese a que tu experiencia final dependerá también del feeling que se cree entre vosotros.

Lo que me decidió por Sandra fueron las fotos de primavera 2018, porque son muy sensuales y se le ve muy bien la cara y el cuerpo. No sé si es una nueva forma de hacer las fotos de la agencia o si entre la autora de las fotos y Sandra hay una química especial. En ese reportaje Sandra representa el tipo de la “mujer mujer” de forma rotunda, así que llamé inmediatamente para arreglar una cita con ella.

En vivo no pierde nada. Iba vestida informal pero con estilo. Su cuerpo es como se ve en las fotos. Tiene la cintura muy marcada y las tallas (95C y M) no engañan, son formas con curvas pero no exageradas. Destacaría especialmente sus labios. Aunque soy partidario del pecho natural, en su caso son muy bonitos y del tamaño y forma proporcionados al resto de su cuerpo.

En cuanto a la cita, surgió una intimidad tan agradable que no querría traicionarla. Sí me gustaría decir que es una chica muy fina y educada, que da apariencia de ser buena persona y que, por otro lado, es una mujer muy apasionada y fogosa. En pocas palabras, para más del 50% de los hombres seguramente es la mezcla perfecta. Me dejó en un estado de paz y de alegría tranquila que hacía tiempo que no sentía.

Antonio· marzo 2018

Sandra está muy bien físicamente, implicada, cariñosa, habladora, trato de GFE… Tiene unas curvas perfectas, unos pechos operados pero muy bonitos y un culazo estilo Kim Kardashian, además no le molesta que le peguen algún cachete que otro ni nada, lo hace duro y también lo puedo hacer lento y dulce. Balance muy bueno, en líneas generales, que espero que se repita más pronto que tarde”.

Estoy aún acordandome de la experiencia y ya han pasado unos cuantos días, me rompió un poco los esquemas, eliges muy bien Silvia. Enhorabuena a las dos, ya os las di el otro día, pero vuelvo a decirtelo.

Pablo· enero 2018